en Sin categorizar

Más de 70 directivos y profesionales han participado en la jornada «Nuevas tecnologías, nuevas adicciones» que Salut i Treball, CERpIE y ORP Fundación Internacional han organizado esta mañana en la Cambra de Tarragona. Una cita que, dada la excelente acogida y el interés de los temas abordados, se prevé tenga continuidad y así poder debatir una problemática que aún sigue siendo un tabú en determinadas organizaciones.

Y es que las adicciones, ya sean las relacionadas con una determinada sustancia o vinculadas a las nuevas tecnologías, cada día son más frecuentes en el entorno laboral. Sus consecuencias son dramáticas para los trabajadores que las padecen, al tiempo que comprometen la seguridad y productividad de la empresa.

Las afectaciones que las adicciones le suponen a la empresa en el conjunto del país, según se ha señalado durante la jornada, llegan a la pérdida de 934.419 jornadas de trabajo en sólo un año, lo que equivale a perder 44 millones de euros en producción. El absentismo laboral de las personas que las padecen es entre 3 y 4 veces superior a las que no las padecen. Los considerados bebedores excesivos presentan el doble de ausencias por enfermedad y el triple de días por enfermedad común y entre ellos se triplican los accidentes laborales.

Francisco Fernández Rodríguez, director de Fòrum Terapèutic; Ignasi Balsells, de Detecto; Carles Salas, profesor de la Universitat Politècnica de Catalunya; Ramon Ferrer, profesor de la Universitat de Barcelona; Joan Manel Castellà, Cap de Servei de Prevenció i Salut Laboral Associació Nuclear Ascó-Vandellòs II; Luisa Canals, Societat Espanyola de Medicina Marítima; Montse Gómez Recasens, médico responsable del Servei Mèdic FCC SA y Silvana Alfaro Barrio, DUE especialista del Servei Mèdic FCC SA se han encargado de explicar cómo detectar las adicciones a tiempo, qué medidas preventivas se pueden implementar y los beneficios de favorecer un ambiente de trabajo saludable que frene esta lacra laboral.

La inauguración de la jornada ha corrido a cargo de Paco Lari, director general de Salut i Treball; Rafel Panadès Valls, Cap del Servei de coordinació d’Actuacions de Salut Laboral del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya y Natalia Méndez, de CERpIE.