en Sin categorizar

¿Cómo mantener la calma en momentos de dificultad?

Algunas veces nos enfrentamos a una situación difícil o conflictiva en la que es muy complicado mantener la serenidad.

En ocasiones, nuestro trabajo o momento personal vital, nos confronta y lleva ante una situación difícil en el que el control emocional se desborda, se pierden los nervios y nos sentimos difícilmente capaces de tomar una decisión acertada.

Puede incluso, que acabemos fuera de nuestras casillas, expresando de forma poco asertiva la rabia, el enfado, el miedo o cualquier otra emoción difícil de gestionar en ese momento.

Darnos cuenta de cuales son nuestros estresores y cómo manejar de forma más consciente las emociones y nuestros estados emocionales, nos puede ayudar a tomar decisiones más serenas, constructivas y de menos riesgo, así como también, nos puede ayudar a mantener unas relaciones más equilibradas y saludables con nuestros equipos y compañeros.

De todo ello hablamos con Minerva Castillo, coach-formadora en Salud y Bienestar, facilitadora de Mindfulness y profesora de meditación, quién nos muestra el camino para mantener la calma ante estas situaciones de estrés.

Mantener la calma

Trabajar, estudiar, conciliar, mantener un hogar y una familia, llegar a fin de mes, problemas familiares…

Hay días en los que parece que todo se nos hace cuesta arriba, o que se nos ha posado encima una nube negra y tormentosa. Parece que los problemas nos llueven y pensamos: “¿Qué más me podría pasar hoy?”.

Es aquí donde debemos mantener la calma. Ser capaces de disociarnos del problema. De darnos cuenta que tenemos un tema por solucionar, pero que nosotros no somos el problema, sino su posible solución.

“ Lo importante no es lo que ocurre, sino cómo reaccionas ante ello” – Epícteto-

Escucha tu cuerpo

Cuando empezamos a sentirnos alterados, nuestro cuerpo nos manda señales: el pulso se acelera, la temperatura corporal aumenta, se nos tensan los músculos, o nos empieza a doler la cabeza o estómago…

La tensión no gestionada y los nervios, se acumulan en nuestro cuerpo y nos pueden provocar diferentes problemas de salud. Ya que el cuerpo acaba por expresar aquello que no comunicamos y gestionamos asertivamente y guardamos en nosotros.

7 Tips para mantener a ralla el estrés y la tensión

Aunque no siempre sea fácil, aquí te comparto algunos ejercicios muy sencillos, que te van a ayudar a aligerar esos momentos de dificultad:

1. Identifica las señales de alarma

Mantente en una escucha atenta a tu cuerpo. No esperes a un aviso fuerte, antes de hacerle caso. El cuerpo está en constante comunicación con nosotros. Aunque a veces nos cuesta escucharlo porque nos habla “flojito”.

2. Entrena tu respiración

Aprende a respirar en calma en momentos en que no te sientas estresado o en tensión. Respira por la nariz de forma lenta, larga y profunda. Sin prisas, de forma muy suave. Y ponlo en práctica durante 1 minuto varias veces al día.

3. Toma distancia de la situación

Date cuenta de que esto que te está sucediendo no eres tu. Puedes imaginarte dándole un consejo a una persona que quieres o aprecias, y que está viviendo la misma situación que estás viviendo tu, para ayudarla a calmarse, y aplícalo.

4. Cambia el foco

Nuestra mente aumenta como una lente y da fuerza, a aquello en lo que nos estamos enfocando. Si ponemos toda nuestra atención a eso que nos preocupa o a lo que no vemos solución, el problema seguirá aumentando. Enfócate en lo que sí funciona, en lo que sí está en tu mano realizar en ese momento y pon acción.

5. Identifica preventivamente tus estresores

Tómate un momento para identificar tus estresores. Para darte cuente qué sucede, cómo te sientes, qué piensas o qué te dices, y cómo reaccionas. Cuando tengas esa información, abre nuevas posibilidades sobre cómo afrontarlo de forma distinta. Pregúntate: ¿Qué podrías hacer para sentirte mejor?

6. Mejora tu estilo de vida

Tus hábitos tienen un impacto directo en tu salud y también en tus estados emocionales. Unos hábitos y estilo de vida saludable, te va a ayudar a sentirte más calmado, con mejor energía y mucho más resiliente en tus momentos de dificultad. Muévete y activa tu cuerpo, aliméntate saludablemente, descansa y duerme suficiente.

7. Abre la puerta a otra forma de ver la vida

Flexibiliza, acepta. Aprende a ser más paciente ante una situación que no te agrada, pero que así es, en ese momento.

Piensa de qué otra forma podrías mirar eso que te estresa, para vivirlo de forma más amable y amorosa contigo.

Recuerda que todo cambia, que nada se queda para siempre. Tampoco esa situación que te incomoda.

Recuerda que la paz viene de dentro. No la busques fuera.

www.minervacastillo.es